Plaza de San Miguel

Descripción

En pleno centro de la localidad y entre las calles de Ramón y Cajal y San Miguel, se encuentra esta plaza que debe su nombre a la antigua Iglesa de San Miguel que desapareció en el transcurso de la Guerra Civil. En esta Iglesia se guardaba a lo largo de todo el año el paso del Santo Sepulcro que hoy en día se encuentra en la Iglesia Parroquial.

En la Plaza de San Miguel encontramos un busto dedicado a Goya realizado por el escultor calandino José Lamiel, en el año 1950.

Recientemente reformada, la zona ajardinada con juegos infantiles es lugar de diversión para los más pequeños de la localidad.