Casa de Cultura

Descripción

Edificio barroco de grandes dimensiones. Está situado en un promotorio al sudeste de la población. La iglesia (ahora Salón de Actos) es de planta rectangular y de una sola nave. En el exterior presenta contrafuertes correspondientes a los arcos fajones (moldura plana que rodea una puerta o ventana). La fachada de la Iglesia es muy sobria, con una sencilla portada de medio punto y, sobre ella, una hornacina flanqueada por dos pequeños huecos rectangulares. En lo alto, se dispone de un óculo (ventana circular pequeña) de ventilación de la cubierta.

La zona del convento en torno al claustro se sitúa al Este, presentando su fachada rectangular de huecos. El Convento fue inaugurado en 1.750 por los Padres Capuchinos. Sufre diversas vicisitudes y tras ser abandonado en 1.835, es comprado al pueblo por el matrimonio D. Joaquín Fortón y Dña. Justa de Cascajares y pasa a manos de los Padres Carmelitas en 1.912. En el año 1.921 se marcharon los Padres Carmelitas y el convento queda clausurado. E es el día 8 de septiembre de 1.925 cuando se vuelve a abrir, ahora por la Orden de los Padres Dominicos, hasta el año 1.950, en que es definitivamente cerrado.

Más tarde lo adquiere un particular y se convierte en lugar de residencia de parte de los trabajadores que construyeron la Central Térmica de Andorra y el Pantano de Calanda.

Posteriormente fue el Ayuntamiento quien adquirió el edificio y lo convirtió en lo que es actualmente Casa de Cultura.