Ermita de San Blas

Descripción

Fue fundada en el año 1.675 por los alfareros y fabricantes de pólvora. Está enriquecida de indulgencias como consta en la bula de concesión dada por el pontífice León X. Consta de un altar dedicado al santo obispo de Sebaste y en el que se celebra alguna vez el santo sacrificio de la misa. En las dos guerras civiles sufrió desperfectos de consideración por estar convertida en fuerte. Fue un polvorín. El día 5 de mayo del año 1.859 se autoriza al señor cura párroco de Calanda para bendecir la ermita nuevamente reedificada bajo la invocación del glorioso San Blas; así mismo se le concede licencia para trasladar a ella la imagen de su titular San Blas procesionalmente y con una magnificiencia y decoro que pueda y deba hacerse. La firma el arzobispo F. Manuel García Gil. En 1.907 se restaura la capilla. Y es en el año 1.998 cuando el Ayuntamiento efectúa su definitiva restauración que le da el aspecto que tiene en la actualidad.